jueves, 6 de julio de 2017

Bizcocho de harina de espelta y nueces

Hace unos días he estado visitando a mi tía Rosa en Alemania. Ha sido una visita fugaz, pero no he podido resistirme a hacer una visita al supermercado. Porque me encantaaaa! Hay tantos productos distintos e interesantes que es una locura (Friki importante, lo sé...)
La harina de espelta está muy extendida en el uso cotidiano de los productos del país. 
Se puede encontrar pasta de todos tipos, panes, dulces, harina.... y aprovechando mi visita, no podía dejar de preparar un bizcochito para los míos, utilizando la espelta a modo experimento para ver cómo resultaba, y la verdad es que fue muy satisfactorio: jugoso y esponjosito. Muy rico!!




Ingredientes
(las medidas de los ingredientes son el vaso del yogur)
 
3 huevos
2 vasos de azúcar blanco o moreno
1 vaso de aceite de oliva suave
1 yogur natural o 1 vaso de leche semidesnatada o vegetal (soja, almendra, avena...)
3 vasos de harina de espelta
2 cucharaditas de levadura
2 cucharaditas de pasta o esencia de vainilla
Un buen puñado de nueces
 



Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina.
En un bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema y consigamos duplicar su volumen. Incorporamos la leche o el yogur, el aceite y la vainilla. Seguimos mezclando.
Añadimos la levadura y la harina de espelta tamizadas, y mezclamos hasta que esté todo bien incorporado. Es importante no sobrebatir la mezcla, en cuanto veamos que está la harina bien incorporada y no hay grumos, dejaremos de batir.
Por último, añadimos las nueces, enteras o a trozos grandecitos y hacemos un último batido.

Ponemos la mezcla en el molde y horneamos durante 30-35 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo salga limpio.
Desmoldamos y dejamos enfriar.
Podemos decorar con azúcar glas pero nosotros no pudimos esperar y nos lo comimos tal cual!




Información acerca de la espelta
La espelta y el trigo a pesar de ser muy parecidos, tienen algunas diferencias importantes tanto a nivel nutricional como para el medio ambiente.
La espelta (Triticum spelta) es un grano menos conocido y mucho más antiguo que su primo moderno, el trigo (Triticum aestivum). Se estima que la espelta ya se cultivaba hace más de 7.000 años.
Más info de este interesante cereal en este link: Diferencias entre la espelta y el trigo


Tita Rosa & me

Petonets!!!!

jueves, 29 de junio de 2017

Bizcocho de naranja y limón

Hace unos días, mi amiga Yolanda Ferrer, presentó su libro "Bebiendo Limonada".
Es un resumen de las cuarenta y dos entradas que Yolanda colgó en su blog "Bebiendo limonada" desde que le diagnosticaron cáncer de mama hasta que los médicos le dieron el alta, y que se han convertido en este libro que, bajo el mismo título que el blog, busca "compartir la experiencia con todo el que lo necesite".
Un libro cargado de optimismo y de darle un enfoque diferente al hecho de enfrentarse con esta enfermedad, que es siendo partícipe de la misma y plantándole la cara para ganar la batalla.

Para amenizar la presentación, hicimos una pequeña mesa dulce con magdalenas de limón, chuches de limón, limonada fresquita y un bizcocho de naranja y limón del que os dejo la receta. Deciros que es muy jugoso y apetecible en una tarde de verano.





Ingredientes
(las medidas de los ingredientes son el vaso del yogur)

3 huevos
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite oliva suave
1 vaso de leche semidesnatada o 1 yogur
3 vasos de harina
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de vainilla
Ralladura de 1 naranja
Ralladura de 2 limones
4 cucharadas de Cointreau o licor de naranja




Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina. He utilizado el molde Elegant Party Bundt de Nordic Ware
En un bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y consigamos duplicar su volumen. Incorporamos la leche o el yogur, el aceite, la ralladura de naranja, las ralladuras de los limones, el licor y la vainilla. Seguimos mezclando.
Por último, añadimos la levadura y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté todo bien incorporado. Es importante no sobrebatir la mezcla, en cuanto veamos que está la harina bien incorporada y no hay grumos, dejaremos de batir.

Ponemos la mezcla en el molde y horneamos durante 30-35 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo salga limpio.
Desmoldamos y cuando esté frío lo decoramos con azúcar glas.

También podemos hacer un almíbar con naranja y limón y verterlo por encima del bizcocho cuando aún esté caliente. Esto aportará un extra de jugosidad a nuestro bizcocho.
Para hacer el almíbar pondremos a hervir en un cazo la misma cantidad de agua que de azúcar y añadiremos 2 cucharadas de zumo de limón y 2 de naranja, o un chorrito de licor de naranja, y dejaremos hervir 3-4 minutos.

Os dejo algunas fotos de la presentación del libro que fue todo un éxito.


Al frente de la mesa dulce


Magdalenas de limón



Os invito a leer este libro, vale mucho pero que mucho la pena :)
Link del blog "Bebiendo limonada"

Petonets!! 



domingo, 4 de junio de 2017

Mi tarta Colibrí (Hummingbird cake)

No es porque sea mía, es porque es mi versión de las varias recetas que tenía controladas. 
Es una tarta que tenía muchas ganas de hacer y tras este parón de varias semanas, me he lanzado con ella.
Valga decir que es fácil de hacer y el resultado es espectacular. 
Un bizcocho jugoso y con un delicioso sabor muy veraniego.




Ingredientes

2 plátanos maduros
230 gr. de piña en almíbar o en su jugo (1 lata)
Un buen puñado de nueces peladas
250 gr. de azúcar
2 huevos
120 ml. de aceite de coco
40 ml. de leche de coco
2 cucharaditas de esencia de vainilla
1 cucharadita de canela
Una pizca de sal
250 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura
60 gr. de coco rallado

Para la crema de queso:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar glas
300 gr. de queso tipo Philadelphia
2 cucharaditas de esencia de vainilla o de coco



Precalentamos el horno a 180º y preparamos los moldes que vayamos a utilizar untándolos con mantequilla y espolvoreándoles harina o con spray desmoldante. Yo he utilizado dos moldes de 20 cm. de diámetro. Podéis utilizar uno más grande y partirlo por la mitad para rellenarlo.
En un bol machacamos los plátanos maduros dejándolos en trocitos, les añadimos la piña escurrida y partida a trozos, y por último las nueces, enteras o partidas. Reservamos.

Aparte, mezclamos el azúcar con el aceite de coco y los huevos. Añadimos la leche de coco, la canela y la vainilla y seguimos mezclando.
Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y batimos despacio, justo hasta que esté bien incorporado para no activar el gluten de la harina.
Añadimos la mezcla de fruta y nueces y lo mezclamos todo muy bien.
Repartimos en los dos moldes y horneamos durante 40-45 minutos, o hasta que estén doraditos y al pinchar con un palillo éste salga limpio.




Una vez horneados, los dejamos reposar 10 minutos antes de desmoldar.

En un bol aparte preparamos la crema para el relleno y cobertura, batiendo la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glas tamizado durante 5 minutos. La crema se volverá blanquecina. Añadimos la vainilla y batimos un poco más, y por último, incorporamos el queso crema frío. Batimos hasta que esté bien mezclado.
Es importante la temperatura de los ingredientes en este paso porque si no, no conseguiremos la textura apropiada.




Para montar la tarta, pondremos uno de los bizcochos como base.
Si la superfície es muy irregular, lo podemos igualar con ayuda de una lira o un cuchillo.
Yo he utilizado una manga pastelera para hacer el relleno, pero se puede extender también con la ayuda de una cuchara.
Ponemos la base con el relleno en la nevera durante 15 minutos para que la crema se endurezca y no se chafe cuando lo cubramos con el otro bizcocho.

Cubrimos con el otro bizcocho y decoramos haciendo unos rosetones y poniendo unas nueces pecanas encima. Yo he espolvoreado toda la superfície con coco rallado y un ralladura de piel de naranja.
En el tema de la decoración, imaginación al poder! También podéis cubrir toda superfície con la crema y decorar con las nueces y el coco, o con trocitos de piña, plátano desecado...

Si no nos lo vamos a comer de forma inmediata, hay que conservarla en la nevera. Antes de comérnosla la dejaremos a temperatura ambiente durante un mínimo de 20 minutos.^

El aceite de coco se puede sustituir por aceite de oliva suave y la leche de coco por leche de vaca, o cualquier bebida vegetal que sea de vuestro agrado.

Petonets!!!!


Fotografías: Maria Ros