sábado, 27 de octubre de 2018

Bizcocho de zanahoria y mandarina

De este bizcocho hay muchas recetas, yo misma publiqué hace tiempo una de Tarta de Zanahoria con crema de queso que está muy rica. 
En ésta, le doy una vueltecilla de tuerca y le añadimos mandarina para darle un toque más fresco.
A mí me encantan las dos versiones! Os animo a probar este bizcocho, que además queda muy esponjoso.




Ingredientes
(las medidas son de un vaso de yogur)

3 huevos, a poder ser ecológicos
2 vasos de azúcar blanco o moreno
1 vaso de aceite de oliva suave
La ralladura de 1 zanahoria grande o 2 pequeñas
La ralladura de 2 o 3 mandarinas
3 vasos de harina
1 cucharadita (tamaño postre) de levadura
1 cucharadita (tamaño postre) de especias: canela, cardamomo, gengibre...
1 buen puñado de Nueces de California




Precalentamos el horno a 180º  (160º si nuestro horno es de aire).
Preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina o con spray desmoldante.
El molde que yo he utilizado es el modelo Elegant Party de Nordic Ware.

En un bol batimos a velocidad alta, los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y consigamos duplicar su volumen. 
Incorporamos el aceite y las ralladuras de zanahoria y mandarina, y batimos a velocidad baja.
Añadimos la levadura, las especias y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté bien incorporado. Es importante batir solamente hasta ver toda la mezcla bien integrada, sin sobrebatir, a velocidad baja o con ayuda de una espátula y movimientos envolventes.
Por último, añadimos las nueces troceadas y mezclamos de nuevo.




Vertemos la masa en nuestro molde y horneamos durante 45-50 minutos o hasta que esté doradito y al pinchar con un palillo, éste salga limpio.

Si utilizamos este tipo de molde, lo debemos dejar enfriar, una vez horneado, durante un mínimo de 20 minutos antes de desmoldar o se nos romperá el bizcocho.





Petonets!!




Fotografías: Maria Ros

lunes, 14 de mayo de 2018

Entrecôte con mostaza Maille a la Antigua y miel

Hace unos días me invitaron a probar y preparar una receta con Mostaza Maille. Me enviaron un bote de su variedad A la Antigua y me puse manos a la obra.
Si os gusta tanto la mostaza como a mí, con esta variedad váis a alucinar por su increíble y potente sabor, una delicia!
Es muy sencilla de preparar y el contraste de sabores resulta muy rico al paladar. 




Ingredientes
(para una ración)

2 cucharadas de Mostaza Maille a la Antigua
1 cucharada de miel
1 Entrecôte de ternera
Rúcula
Queso parmesano
1 Manzana
2 cucharadas de Azúcar moreno
1 cucharada Mantequilla
1 rama de canela (opcional)



En un bol mezclaremos la mostaza junto con la miel. Esta proporción 2 a 1 es la que me gusta a mí, pero si preferís que sea más dulce podéis añadir más miel.
Con ayuda de un pincel, pintaremos el entrecôte por las dos caras y lo dejaremos marinar mientras preparamos la guarnición.

Pelamos y descorazonamos la manzana, y la cortamos a rodajas de 1 cm. máx. 1,5 cm.
En una sartén a fuego medio echaremos la mantequilla y cuando se derrita, añadimos la manzana y las 2 cucharadas de azúcar moreno. Cuando veamos que todo se derrite, dejaremos cocer la manzana durante 3-4 minutos por cada lado. Yo añadí un par de cucharadas de agua para que redujera un poco y me quedara un poco de salsita para decorar.
Si os animáis con la canela, la pondremos en el momento de añadir la manzana. Le dará un toque de sabor añadido.
Una vez la manzana esté tierna, apagamos el fuego y reservamos.

Pondremos una parrilla o sartén a fuego medio/alto y cuando esté bien caliente añadimos nuestro entrecôte, 4 minutos por cada lado si queréis que quede al punto.
En seguida tomará un color dorado ya que se caramelizarán la miel y la mostaza. 
La carne se tiene que cocinar justo antes de servirla.




Serviremos el entrecôte cubierto con hojas de rúcula, lascas de parmesano y la manzana caramelizada de guarnición. Con una cuchara bañaremos todos los alimentos con la salsa del azúcar moreno, y si lo preferís, se puede añadir un poco de vinagre de Módena sobre la rúcula.

El contraste de la dulzura de la miel y la manzana, con el picante de la rúcula y la mostaza y el salado del parmesano, es espectacular!
Os animo a probarla.

Gracias Mostaza Maille por vuestra atención.
Petonets!!!









viernes, 11 de mayo de 2018

Mini Bundt Cakes de café y vainilla

Café y vainilla, una deliciosa mezcla para estrenar el molde de estos monísimos Mini Bundt Cakes que hace tiempo me regalaron.
El sabor es riquísimo, si os gusta el café, claro.
He de decir que no había preparado todavía masa de bizcocho con mantequilla, o al menos que yo recuerde, y la verdad es que está muy sabroso. Obviamente, se puede sustituir por aceite de oliva en la misma cantidad.
La receta es de Alma Obregón y ella la prepara con harina sin gluten. Os dejo el enlace en la parte inferior por si os interesa ver el video.





Ingredientes

125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
6 huevos
250 gr. de azúcar blanco o moreno
60 ml. de leche semidesnatada o vegetal
9 gr. de café soluble
2 cucharaditas de vainilla
250 gr. de harina 
2 cucharaditas de levadura

Para el glaseado:
6 cucharadas de azúcar glas
Café (líquido)
Agua





Precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla y espolvoreándole harina o con spray desmoldante.
He utilizado un molde de Mini Bundt Cakes, pero podéis utilizar cualquier otro que tengáis.

En un bol batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina. Añadimos los huevos, de uno en uno, y los vamos mezclando para que se incorporen de forma homogénea. Añadimos la levadura y la harina tamizadas, y mezclamos hasta que esté todo bien integrado, y finalmente la leche.

Dividimos la mezcla en dos bols diferentes, a partes iguales. 
En una, añadiremos la vainilla y mezclaremos.
En la otra, el café soluble batiendo hasta que esté bien incorporado.




Rellenaremos nuestro molde alternando unas cucharadas de masa de vainilla con otras de  masa de café para ir formando capas y así conseguir un efecto marmolado al cortarlo.

Si horneamos bizcochos en formato pequeño como los Mini Bundt Cakes, el tiempo de cocción será de unos 20-25 minutos.
Si lo horneamos en un molde grande, serán necesarios de 45-50 minutos.
Estarán listos cuando estén doraditos y al pinchar con un palillo salga limpio.
Dejaremos enfriar un mínimo de 15 minutos antes de desmoldar.





Para hacer el glaseado mezclaremos el azúcar con una cucharada de café y otra de agua, hasta conseguir una crema con textura parecida al yogur griego. 
Si está muy espesa podemos añadir un poquito más de café, y si estuviera muy líquida, añadir más azúcar, hasta conseguir la textura deseada.
Lo verteremos por encima de nuestros bizcochos y en mi caso, lo he decorado con granitos de azúcar dorada.

Una delicia dulce estupenda para la hora del café ;)

Petonets!!!!


Fotografías: Maria Ros